• Paseo de Guadalajara 96, San Sebastián de los Reyes.

¿Es el castigo físico al niño un buen método para el aprendizaje?

30 marzo, 2021

¿Un castigo ayuda a conectar con el niño? ¿Es el castigo un buen método de aprendizaje? ¿Si castigamos al niño para que haga algo que pensamos es lo correcto sería una buena forma de aprendizaje?

Para la educación adecuada de los hijos  es necesario la  atención y afecto y por sobre todo enseñarles a respetar los  límites.

No obstante, para una buena educación no es preciso caer en la agresión ni en el autoritarismo de las épocas pasadas, aunque por supuesto tampoco en la indiferencia.

A los niños hay que ensenarles a ver las consecuencias

Maite Vallet Pedagoga y fundadora del Colegio María Montessori en Madrid señala que los castigos frecuentemente  se acostumbran a proporcionar  en función del ánimo de quien  administre el castigo, esto depende si se está de buen o de mal humor, de allí la magnitud del castigo o de que se deje sin castigo al niño ante una falta cometida.

Normalmente los castigos implican agredir y etiquetar al niño sin que en verdad vea la consecuencia de su manera de actuar.

Los castigos resaltan el error cometido, no obstante la consecuencia “ayuda a rectificarlo” señala esta conocida Pedagoga   y esto último es un cambio educativo importante.

Claves importante en lo referido al castigo

  • Partir de la base que el deseo de los padres es hacer de nuestros hijos personas autónomas, responsables, respetuosas, amables…
  • Al cambiar los castigos por las consecuencias  permiten que los hijos  vivan las consecuencias de sus actos  o las consecuencias que se han previamente establecidos antes en tiempos de calma, es decir por ejemplo si no recoge sus juguetes no podrá ver la televisión o ver su programa favorito.
  • Con esta actitud lo que se quiere es estimular a que el niño aprenda  de manera autónoma y calmada.
  • No podemos centrarnos en los errores infantiles, etiquetarlos y agredirlos verbalmente o físicamente porque esa actitud no ayudará a que dejen de cometer errores.
  • Una de las consecuencias de sus actos será perderse su programa favorito, su comida preferida, no lograr conseguir su juguete preferido y el aprendizaje será más significativo.